¡Un músical sorprendente!

Enero 7th, 2010

Pict0008Todo comenzó el 25 de diciembre, cuando como regalo de navidad, les regale a mi hermana y a mi madre unas entradas para el Palau de la musica, para ver un pequeño musical titulado “la cenicienta”.

Pronto comenzó la función, no sabíamos realmente que nos íbamos a encontrar, pero les aseguro que nos cautivo de una manera sensacional.
Primero salio una orquesta, se sentó en sus asientos y realizó una primera pieza musical como introducción. Seguidamente, una mujer con voz dulce se dirigió al centro del escenario. Tras su presentación, comenzó a contar de manera muy resumida la primera escena del cuento de la cenicienta, tras su breve introducción desapareció y aparecieron dichos personajes bailando danza y ballet, en compañía de la música clásica que proporcionan todos aquellos músicos. Dichas bailarinas personificadas, interpretaban con ayuda de la sintonía la escena antes contada, realmente maravilloso de ver. De esta manera, se fue contando todo el relato… la madrastra, las hermanastras, los ratoncitos, la realeza, el príncipe y claramente cenicienta, realizaban su papel, bailando e incluso cantando opera.

Nunca antes habíamos ido a un espectáculo de este tipo. Cuando oyes la palabra musical, tu mente solo puede alcanzar la idea de lo ya conocido como “un musical comercial” me refiero pues, a los musicales actualmente conocidos como “mama mía” “mecano” “fiebre del sábado noche” entre otros. Dichos musicales, no tienen nada que envidiar, pues son sensacionales y consiguen dejarte sin habla por la profesionalidad que hay entre ellos.
Pero yo en este caso, hago referencia a ellos, para poder explicar, que la gente solo conoce lo que esta de moda, muchos no somos capaces de comprender que existe más cultura de toda aquella de la que informan los grandes medios publicitarios.
Y no solo escribo esta entrada, para haceros ver que existen muchos actos que envuelven cultura con entretenimiento.
Sino también para explicaros, como la música clásica pudo crear tanta alegría y entusiasmo en los más pequeños. Tan solo hacia falta un minuto para prestar más atencion a las gradas y dejar de lado aquel fascinante espectáculo, para ver la cara de los más pequeños y ver como la atención invadía sus ojos y espíritu. Y solo era eso, música y danza. Nada de películas donde existen súper héroes, ni peleas, ni pistolas…

Acabare recordando como fue el final del acto. Tras acabar la historia, todos los protagonistas saludaron. Algunos fueron alabados, como cenicienta y el príncipe, otros fueron despedidos con risas, como las ratitas e incluso se abucheo a la madrastra y sus hijas. Pero la guinda la puso sin duda el director de orquesta, tras su ovación, nos hizo participar a todos en una pieza musical, los músicos comenzaron a tocar y mediante signos y gestos el director comenzo a explicar lo que debíamos de hacer, aplaudir fuerte, aplaudir lento, con las manos arriba, las manos abajo… me pareció increíble la fuerza que esta sesión llevaba en sí. Éramos mas de 500 personas, entre adultos y niños y este director consiguió cautivarnos a todos, niños adultos y ancianos, entramos en la magia de la música .
Por un momento,nos envolvieron aquellas notas musicales y volvimos a sentir la alegria de un niño.
Realmente bonito y digno de ver. Lastima que a estos actos, no se le de la propaganda necesaria. Y es que no toda la cultura es cara. Pues observen el precio de la entrada. Si esto cuesta una entrada de adulto, háganse una idea de cuanto cuesta la de niño. Pict0007
¿Quién dijo que la cultura era cara?

Un saludo y suerte con los exámenes.
Sheila.M