Un nuevo compañero en las aulas

febrero 22nd, 2010

normal_Dreadlocks_1El otro día leí un artículo en el Sunday Times que me sorprendió: parece que la última moda en las escuelas es disponer de una mascota, en este caso de un perro, con el fin de fomentar la asistencia a clase y el interés por las diferentes materias. Además, aseguran los expertos, el tener un perro como mascota en la clase propicia una especie de calma entre los alumnos muy interesante para el aprendizaje.

La mascota elegida en esta pionera escuela de Dronfield, cerca de Sheffield (Inglaterra), se llama Henry, un Cavalier King Charles Spaniel.  Wendy Brown, la profesora de la clase, fue la que propuso comprar un perro para la escuela: “Un día los profesores estuvimos hablando sobre cómo podía afectar el cuidado de los perros en la conducta infantil”. “Tras una búsqueda descubrimos que la presencia de mascotas ha resultado ser terapéutica“, asegura Brown. Además, numerosos estudios han apuntado que los animales mejoran la recuperación tras una intervención quirúrjica o una enfermedad y que transmiten calma a la gente.

Uno de los rasgos positivos de tener una mascota en clase, apunta el artículo, es que los niños se muestran más confiados en contar sus problemas a un perro antes que a las personas mayores, ya que tienen miedo a equivocarse. La profesora Brown se dio cuenta de esto y promovió un servicio en internet en el que los alumnos remitían sus preguntas, problemas o preocupaciones a Henry y este contestaba a sus cuestiones, aunque, naturalmente, quien actuaba en nombre de Henry era la profesora.

¿Qué os parece esta iniciativa? Yo creo que pinta muy interesante aunque, eso sí, primero se debería comprobar ¡si existen alergias en clase!

Fuente imagen

Información sobre este artículo en español


6 Responses to “Un nuevo compañero en las aulas”

  1. María Mínguez on febrero 22, 2010 20:47

    La verdad es que, tras comprobar que no haya ningún tipo de alergia, me parece interesantísimo tener una mascota, de la cual los niños se responsabilicen. Además, toda iniciativa que surja a partir de su presencia siempre va a ser enriquecedora. Puedo contar el caso que viví, haciendo prácticas el año pasado en una escuela infantil, en la que los niños de dos años del aula donde yo me encontraba tenían la suerte de contar con Ramón, un divertido ratón que les encantaba. Tanto es así que solicitaban llevárselo a pasar el fin de semana a casa. Al observar la magnífica acogida y lo que ello significaba para los pequeños, decidí dedicar mi programación a los animales domésticos, los cuales fueron trayendo y presentando en sociedad. Se entusiasmaban, todos querían tocar a los animalitos, aprender más sobre ellos, incluso no querían que se los llevaran. Tuvimos el placer de contar con una serpiente de agua y otra de tierra, varios peces y tortugas de agua, una tortuga de tierra mediana, un periquito, etc., en torno a los cuales giraban todas las actividades.
    Para concluir me gustaría decir que es una fenomenal ayuda para incrementar el conocimiento de los niños de una manera divertida y entretenida para ellos, que además comporta un aprendizaje emocional valiosísimo y de respecto de la naturaleza y de los animales.

  2. Ainara Amundarain on febrero 23, 2010 17:14

    Este artículo me ha recordado a lo que hemos hablado en clase de psicología de la educación con respecto al aprendizaje intuitivo, ¿os acrodáis?

    Estoy de acuerdo en que primero debería comprobarse que los niños y niñas no presentan ninguna alergia al animal y que éste tenga un carácter dócil (aunque todo se puede trabajar). Considero que es útil para los niños (y muy provechoso para su futuro) el tener que responsabilizarse de una nimal, de darle de comer, limpiarle, sacarle a pasear… Además, como hemos visto en clas es interesante porque nos puede ayudar a los y las docentes a despertar la curiosidad del alumnado. Podemos hablar de las características de los perros, pasar a los mamíferos, al resto de vertebrados… Por lo tanto, creo que es una experiencia muy positiva para los niños y niñas, así que a ver como sale el “experimento”

    Seguid así, enhorabuena por este blog ;),
    Ainara

  3. Pilar Estellés on febrero 27, 2010 20:26

    Me encanta esta iniciativa, y eso que he de confesar que no soy muy amante de los perros, me dan miedo, me gustan pero de lejos. Pero soy consciente de que muchos niños estan entusiasmados con los can y que si no tienen uno en su casa harian cualquier cosa por tenerlo, si además se descubre que puede ser una medida terapeútica, beneficiosa, y además transmiten muchas cosas entre ellas calma, que mas se puede pedir.

  4. María García on marzo 15, 2010 12:23

    Los perros dicen que son el mejor amigo del hombre y estoy de acuerdo con ello pero más amigos son todavía de los niños. A los niños desde muy pequeños les atrae los animales y sobre todo los perros porque son los más comunes entre las familias. Por esto, me parece muy interesante explotar esta atracción por los animales y hacer de ello algo educativo. El hecho de tener un animal en clase, hace que los niños empiecen a tener responsabilidades y saber lo que es cuidar sus pertenencias. También hará que los alumnos se unan y haya un mejor clima porque tienen algo en común que les interesa a todos y luego si como dice Neus, les sirve también de desahogo para que los niños se sinceren y la maestra pueda conocer mas de ellos, me parece una idea genial, siempre y cuando los animales estén preparados para estar en un centro rodeados de niños.

  5. Sheila. M on marzo 17, 2010 16:13

    Hombre…me parece perfecto todo lo que dice este artículo, pero,¿un perro?,¿de verdad pensais que sería buena idea tener un perro en clase? Si es cierto que con una mascota en clase se pueden trabjar miles de aspectos educativos, pero pienso que esta misma actividad se puede realizar con otros animales más baratos y menos delicados… peces, pajaros, hamsters, un conejo… me parece con estos mismos animales se puede trabjar igual, y además los mismos alumnos pueden llevarselos a casa y cuidarlos de manera mas facil…
    De todas maneras, apoyo esta actividad en las escuelas, debido a que he podido estar en una escuela infantil, donde los niños tenian de mascota una tortuga y todos le daban de comer, la cuidaban y se la llevaban a casa los fines de semana… es un buen proyecto y sé sin duda que lo utilizare en un futuro.

  6. Alex Vidal on noviembre 6, 2014 20:33

    Me encanta. Adoro los perros y supongo que tener un perro en clase sería extraordinario y hacer algo educativo y fomentarlo aun más. También crearía y enseñaría a tener responsabilidades a los niños, e incluso otro animal que adoro y del que creo que podría ser aun más terapéutico aunque no tan “interactivo” del que puede haber material didáctico incluso para realizar talleres infantiles son las tortugas de agua por ejemplo.
    un saludo!

Comments RSS

Leave a Reply

Name

Email

Web

Speak your mind


¡IMPORTANTE! Responde a la pregunta: ¿Cuál es el valor de 9 5 ?