¡No te sientes a esperar!

Marzo 4th, 2010

Estos días pasados he estado manejando un texto que nos proporcionó Mª Carmen Fortes, la profesora de Psicología de la Educación, y una parte del mismo, donde habla de calidad en la educación, me llamó mucho la atención por lo clarificador que resultaba. Me hizo reflexionar sobre la educación que están recibiendo hoy en día nuestros pequeños y pequeñas en las escuelas y sobre la necesidad de cambio que precisa. El texto trata de “Diez medidas para alcanzar calidad” de Carbonell (2002), con las que me siento totalmente de acuerdo y no logro entender por qué no se llevan a cabo, con lo estupendas que son y lo beneficiosas que resultarían. Por ello, me he decidido a compartirlas con tod@s vosotr@s, para que nos vayamos moviendo y no nos sentemos a esperar que las cosas cambien solas. ¡¡¡A ver qué os parece!!!

Texto adaptado de Carbonell (2002) diez medidas para alcanzar calidad.
Proyecto educativo de centro que contemple la educación integral del alumnado y garantice la formación de una ciudadanía libre, crítica y responsable.
Autonomía real del centro para adaptar el currículo al entorno y a las necesidades cambiantes del proceso de enseñanza-aprendizaje, garantizando la constitución de equipos docentes compactos y haciendo más democráticas las escuelas.
Contenidos culturalmente relevantes, socialmente útiles y pedagógicamente atractivos. Es necesario ayudar al alumnado a estructurar su pensamiento y a comprender su entorno y el mundo en que vive.
– Promover, divulgar, analizar, evaluar e incentivar las buenas prácticas, las propuestas innovadoras y las experiencias contratadas y exitosas.
– Aplicar un amplio abanico de medidas de compensación escolar.
Ampliación de la plantilla del profesorado, sobre todo en las zonas donde se atiende a los sectores más desfavorecidos de la población. También de los equipos de orientación, de educación compensatoria, psicopedagogos, educadores y trabajadores sociales. Y más personal administrativo que libere al profesorado de tareas administrativas y burocráticas.
Ratio razonablemente estudiada.
– Bibliotecas escolares, para alumnado y profesorado, concebidas como centros de documentación y de recursos multimedia que orienten la intervención docente y se conviertan en un servicio estratégico vinculado al currículo de las diversas áreas y etapas educativas.
– Formación inicial del profesorado mediante una licenciatura donde se amplíe la formación cultural y profesional, así como el período de prácticas tutorizadas. Y una formación permanente centrada en la reflexión individual y colectiva sobre la práctica docente,
– Evaluación, incentivación y promoción del profesorado mediante incentivos individuales y colectivos para la innovación y la investigación. Concesión de licencias y períodos sabáticos. También debe contemplarse la posibilidad de que el profesorado, a partir de los 55 años, pueda dedicarse a otras tareas educativas. Por ejemplo, asesoramiento, selección y evaluación de materiales, formación permanente, tutorización de maestros noveles o estudiantes de prácticas…

Créditos de imagen

Vídeo