La vida misma…

Mayo 6th, 2010

Hace unos días llegó a mi correo un texto que quiero compartir… Leer con atención porque aunque en ocasiones es este autor es un poco exagerado y extremista, proporciona la oportunidad de reflexionar. Dice asi:

Según van pasando los segundos, los minutos, las horas, en definitiva la vida, te das cuenta, que te tienes que ir forjando una forma de ser, un modelo propio, el cual te guie el resto de tu vida, con sus cosas positivas y otras negativas. Modelo que por supuesto la sociedad influye en el. La sociedad de hoy en día crea patrones de conducta que bajo mi punto de vista son el mero retrato de lo que se ha convertido el ser humano: Cruel, desagradecido y por supuesto egoísta. Vas caminando por la calle y lo único que te puedes encontrar son miradas de superioridad, de odio sin motivo alguno, y a veces de asco.
Esta sociedad no se da cuenta que lo único que produce con esto, es llevarnos a nuestra destrucción como sociedad civilizada, donde deberíamos ayudarnos los unos a los otros como si de un hermano se tratase. Pero que puedo decir, si hasta existen odios dentro de las familias, odios que incluso surgieron por alguna disputa absurda a causa del mencionado egoísmo. ¿Dónde se esconde la educación? Si ahora vas caminando y críos de 10 años te entran con navajas… ¿Cómo vamos a terminas? Si los padres de hoy, no castigan a sus hijos por miedo a una denuncia…
Creo amigos, que se acerca el fin de nuestra sociedad, ya nada volverá a ser como antaño… Borrar de vuestra mente cuando ibais por vuestro pueblo saludando a todo el mundo, cuando os daban los buenos días y os sonreían, olvidarlo y recordar que lo malo no es para nosotros, sino para nuestros descendientes.
Nosotros moriremos contando leyendas a nuestros nietos de un mundo donde daban cabida a los buenos modales, donde primaban las buenas conductas y donde los padres, eran nuestros padres, tanto para lo bueno como para lo malo.
Escribir esto no cambiara nada, ya que mañana volverá a salir el sol, y con él, la sociedad egoísta y mal educada despertará.
Me consuela que alguno que lea este mensaje, coincida conmigo y ya no seré yo solo el que piense esto, seremos dos, y quizás, mañana tres, pero poco a poco concienciar a la sociedad que el camino correcto no es el que llevamos.

Me atreveré a decir que este evento no lleva mensaje político, ya que este defecto convive en nuestro corazón, ningún “político” (si se los puede llamar así) va a conseguir que esta forma de ser cambie.
Para terminar deciros, que uno solo no puede cambiar el mundo, pero si la forma de ver la vida a los que le rodean. Gracias por leerlo.